arte-psicodelico--diabolica-apostillar-del-reves-hablando-en-libre-21

Arte diabólica es, apostillar del revés


O no. Los viernes a estas horas, suelo ir en bote. Me refiero a que bebo de forma descontrolada hasta que se me pone cara de rata. Sí, tomo entre cien y doscientas copas todos los meses (exactamente). Porque yo así lo quiero, y así elijo vivir. Tengo, de esta manera, toda una religión. Pautas que consisten en atropellar las normas y usos sociales que son de común sentido y de mi mayor lamento y sentido por común (precisamente, apostillo).

prostituta-calle-arte-diabolica-apostillar-hablando-en-libre

Sorprendió-se un portugués de ver que en su tierna infancia todos los niños de Francia, sabían hablar francés. Arte diabólica es, dijo torciendo el mostacho, que para hablar en gabacho, un fidalgo en Portugal, llega a viejo y lo habla mal y aquí lo parla un muchacho. Esto es de F. De Moratín. No pudo verse iluso, por lo fruncido que quedó el luso, sin embargo, porque aun escuchando su idioma, los paisanos pasaban de largo. (Esto es de Yo, que vuelvo a apostillar).

Diferencias culturales que pueden acabar en extrañezas y choques explosivos de lo más dispar. Prostitutas de buen ver, mucho pagar y poco contar en los callejones de la vieja Europa. Zorritas dulces que susurran muy bálticas. Putas con promociones y rebajas en Estambul. Y otras muy negras, con el corazón partido, en salones clandestinos de Riyadh. También herpéticas aventuras con latinas de sillas de plástico, adquiridas por un simpático rubio en Leroy Merlín. Eso, las putas y que bebemos agua (a veces, y no todos (apostillando)), es lo que nos une a todos.

la-locura-diabolica-apostillar-del-reves-hablando-en-libre-21

El problema es de todos esos pobres diablillos que nos intentan convencer de que sí. Pero no, no somos parecidos, gracias a Dios (digo yo). Las putas embarazadas lo saben muy bien: conocen el desespero de desconocer. ¿Sobre? Sobre el hijo de puta que llevan dentro. ¿Será una bella persona como el putativo de sus fantasías, o será todo lo contrario al igual que su randomizado (con precisión clínica) padre? ¿Puede un hijo de puta no ser un “joputa”? Y volviendo a la prosa rimada, aseguro que de una zancada, se puede u obrar bien, o bien obrar mal. Y no es tema personal, pero quien del arte disfruta, reflexiona sobre los hijos de puta, y quien desea a su amada, ejcribe ejta shulada (yo).

Aunque disfruto zozobrando, creo que hablando y hablando, he perdido un poco el Norte, pues vine a hablar de un Santo, y he acabado, sin haberlo deseado, escribiendo un pareado.

Y ahora, idos todos a tomar por…

A las hermanas boom boom, desde algún lugar entre Javea y Madrid.

Firma-3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *